Compartimos el texto completo de la Declaración Consejo Superior de la UNMdP

La Universidad Nacional de Mar del Plata quiere sumar su voz, a los diversos reclamos expresados por el conjunto de las Universidades Nacionales.
El presupuesto votado por el Congreso de la Nación sufre una importante desactualización frente al incremento de los costos operativos de la Universidades Nacionales, situación a la que no contribuyen las demoras existentes, si bien recientemente reducidas, en el envío de recursos destinados a los llamados “Otros Gastos”.  La suspensión de nuevas inversiones en infraestructura educativa durante el presente ejercicio, constituyen una severa limitación al crecimiento y desarrollo de las actividades esenciales, y a las mejores condiciones de estudio y trabajo, en nuestra Casa de Altos Estudios
Queremos expresar una fuerte preocupación por el deterioro salarial que sufren las trabajadoras y los trabajadores universitarios, fruto de la pérdida del poder adquisitivo de sus salarios como consecuencia de las decisiones políticas tomadas en materia económica. En tal sentido, es imprescindible la urgente convocatoria a una reunión paritaria con las organizaciones que representan a los Docentes, a fin de lograr una justa recomposición salarial, y reapertura de paritarias para el sector No Docente, para que el mayor costo del ajuste no sea solventado por los asalariados. Es necesaria una oferta salarial que de cuenta del proceso inflacionario por el que atraviesa la economía.
Esta falta de adecuación de los salarios universitarios, tiene un impacto no menor sobre el sistema de Obras Sociales Universitarias, que ven reducidos sus ingresos al tiempo que se registran importantes aumentos en los costos de las prestaciones y medicamentos.
La ausencia de acuerdos para hacer frente a esta situación, pone en riesgo el desarrollo del ciclo lectivo en nuestra Universidad. Las actividades de Investigación, se han visto disminuidas por el presupuesto en Ciencia y Tecnología. La Extensión sufre la reducción del financiamiento de programas. Las políticas de bienestar también están alcanzadas por estas restricciones. En suma, advertimos que esta realidad afecta de manera directa la permanencia y el proceso educativo de nuestros estudiantes, razón de ser de la Universidad.
Nuestra comunidad universitaria está convencida de la relevancia del aporte que la Universidad Pública ofrece al proceso de desarrollo de la sociedad argentina en particular y el desarrollo humano en general. Todo ello obliga a la Administración Nacional a hacer los esfuerzos necesarios para garantizar el financiamiento adecuado de las inversiones y los salarios universitarios.
Por lo antes dicho, la Universidad Nacional de Mar del Plata demanda al gobierno nacional la protección del derecho social a tener una Universidad pública gratuita y de calidad, y la convocatoria a las paritarias necesarias para la recomposición salarial. En el Centenario de la Reforma Universitaria ratificamos una vez más, que la Universidad es un Bien Público y Social que debe ser garantizado por el Estado, responsabilidad indelegable de Este y a la vez un Derecho del individuo y de todo la sociedad.